Merluza a la marinera

Merluza a la marinera

Soy muy de marinera, me encantan los mariscos, incluso cuando pedimos pizza en casa siempre me pido la de mejillones y gambas, así que cuando vi esta receta de merluza a la marinera por ahí no dudé en probarla y compartirla, por supuesto.

La receta es de Anna y tiene maravillas en su web.

Ingredientes

  • 4 lomos de merluza
  • 15 langostinos
  • 250 gr. de almejas
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • Perejil picado
  • 150 ml de vino blanco
  • 1 cucharada de harina de trigo
  • Aceite de oliva
  • Sal

Elaboración

  1. Lo primero es preparar todos los ingredientes antes de utilizarlos, así luego podremos ir más rápido. La cebolla debe estar picada bien pequeñita. Los langostinos bien limpios, sin cabeza, sin intestinos y sin piel. Guarda todas las cabezas y las pieles para utilizarlas después. Los dientes de ajo también bien picados, junto con el perejil. Y ya podemos empezar a cocinar.
  2. En una olla ponemos un poco de aceite de oliva y echamos todas las cáscaras de los langostinos, cuando se hayan puesto de color rosa le añadimos agua hasta cubrirlos y la dejamos hervir unos minutos, apartamos del fuego y guardamos para utilizar el caldo más tarde.
  3. En una sartén ponemos un chorro de aceite y sofreímos la cebolla, cuando ya empiece q estar transparente añadimos el ajo y el perejil.
  4. Pasados un par de minutos añadimos una cucharada de harina y cocinamos unos minutos, removiendo bien todo para que no se queme y añadimos el vino blanco y el caldo que hicimos antes con las cáscaras de los langostinos. Pásalo por un colador para que no se te escape nada.
  5. Cuando hayan pasado unos 4 minutos y el alcohol se haya reducido añadimos los lomos de merluza y lo dejamos hervir durante cinco minutos.
  6. Ahora que el pescado está casi listo añadimos las colas de langostino ya limpias y todas las almejas. Lo tapamos y dejamos cocinar unos minutos más, con 4 minutos las almejas ya se habrán abierto y los langostinos estarán en su punto.
  7. Probamos la salsa por si hay que rectificar de sal y listo.

Ya solo queda emplatar y disfrutar de lo lindo.

¡Buen provecho!

 

Escribir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*