Lasaña de carne

Lasaña de carne

Para aprovechar la salsa de tomate casera que hicimos el otro día hemos hecho una lasaña de carne deliciosa. Me encanta ponerle mucha bechamel, que esté jugosita, y comerla calentita recién salida del horno, es tan satisfactorio. Si te apetece comer algo reconfortante, no lo dudes, y haz esta lasaña.

Ingredientes

  • 500 gr. de carne picada
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 pimiento rojo
  • 1 vaso de vino blanco
  • Salsa de tomate
  • Bechamel
  • Láminas de pasta para lasaña
  • Queso rallado
  • Aceite de oliva

Elaboración

  1. Lo primero que tenemos que hacer es cortar la cebolla, los dientes de ajo y el pimiento rojo en trozos muy pequeños.
  2. Ponemos en una sartén grande un chorrito de aceite y ponemos a pochar las verduras que tenemos ya cortadas.
  3. Cuando la cebolla ya se vea transparente, añadimos el medio kilo de carne picada y cuando empiece a estar hecha, agregamos el vaso de vino y lo dejamos unos minutos cocinando hasta que se evapore el alcohol.
  4. Es el momento de añadir la salsa de tomate a nuestra carne y mantenerla unos minutos más en la sartén removiendo para que se integren bien todos los ingredientes. Es el momento de probar y corregir el punto de sal.
  5. Cuando ya esté hecha la carne, podemos empezar a montar la lasaña, pero antes prepara la pasta. Sigue las instrucciones de uso para utilizarla. Para utilizar la nuestra la tuvimos unos 4 minutos sumergidas en agua hirviendo
  6. Para empezar el montaje cubrimos con bechamel la base del recipiente que vayamos a utilizar, puedes hacerlo en pequeñas fuentes individuales, o en una grande. Luego ponemos la primera capa de láminas de pasta y la cubrimos con una capa de la carne que hemos preparado. Cubrimos la carne con queso rallado y otra capa de láminas de pasta. Repetimos desde el principio, bechamel, pasta, carne, queso, pasta, bechamel, pasta, carne, queso, pasta… Tantas veces como quieras. Y termina con una buena capa de bechamel y queso rallado.
  7. Una vez lista ya la podemos hornear. Con el recipiente bien tapado, por ejemplo con papel de aluminio, y el horno a 220 grados, la cocinamos durante 30 minutos.
  8. Y terminamos con el horno al máximo, sin tapar, durante unos 10 minutos, para que quede bien gratinada. Y listo, ya puedes disfrutarla.

Ahí tienes una delicia de comida de confort para disfrutar en cualquier momento especial, o un día cualquiera.

Recuerda que tienes la receta de la salsa tomate y la salsa bechamel en la web, si quieres hacerlo todo casero y más rico.

 

Escribir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*