Pan de leche o pan brioche

Pan de leche o pan brioche

Siempre me han dado miedo las masas, hacer cualquier pan es todo un reto para mi, pero después de encontrarnos con esta receta nos animamos todos en casa y pasamos la tarde muy entretenidos haciendo este pan de leche todos juntos, hasta el peque de tres año aportó su granito de arena.

He de reconocer que casi todo el mérito es de mi marido, que fue el amasador profesional, jaja

Os comparto la receta para que también os animéis, el resultado es espectacular, lo prometo.

Ingredientes

  • 135 gr. de azúcar
  • 1 cubo de levadura fresca
  • 300 ml. de leche
  • 3 huevos
  • 160 gr. de mantequilla
  • 130 gr. de harina de trigo
  • 1 cucharadita de sal

Elaboración

  1. En un bol grande ponemos la leche y el cubito de levadura. Removemos hasta que esté bien disuelto.
  2. Añadimos el azúcar y dos huevos y volvemos a mezclar todo con las manos, hasta que esté todo incorporado.
  3. Agregamos la harina y la cucharadita de sal y empezamos a amasar, y amasar y amasar hasta que tengamos una buena bola de masa lisa, que no se pegue. Paciencia, hay que darle durante un buen rato.
  4. Añadimos la mantequilla y volvemos a amasar hasta que esté bien incorporada en la masa.
  5. Ponemos un poco de harina en otro recipiente y metemos la masa hecha una bola, la tapamos y dejamos reposar, teniendo en cuenta que doblará o triplicará su tamaño.
  6. Tras media hora o un poco más la sacamos y volvemos a amasar aunque esta vez no demasiado, para que no pierda todo el volumen. Hacemos un churro gordito y dividimos cortando la masa en 12 bolas.
  7. Estiramos cada bola con un rodillo (como en la imagen) y luego enrollamos dando forma a nuestros panes.
  8. Los vamos poniendo todos en un recipiente apto para horno, previamente untado de mantequilla y volvemos a tapar con un paño dejando reposar una media hora, para que la masa vuelva a subir.
  9. Tanto ahora como en el horno se van a pegar unos a otros, no te preocupes, es parte del encanto, luego se separan super fácil.
  10. En un pequeño bol mezclamos una yema de huevo y un poco de leche y untamos cada pan por encima, para que coja colorcito en el horno.
  11. Horneamos a 200 grados durante 15 minutos y listo.

Se quedan riquísimos, de verdad. Muy esponjosos, tiernos, dulcitos… ¡Ñam!

¡Buen provecho!

 

Escribir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*